28 de marzo de 2011

MASACRE



Transcribo un fragmento del poema Masacre

Dedicado a los que fueron asesinados el 4 de junio 1989


Una masacre está ocurriendo
En ésta nación de la Utopía
Donde el Primer Ministro pesca un resfrío
La masa tiene que estornudar para seguirlo
La ley marcial es declarada y aplicada
La máquina envejecida y desdentada
del estado está rodando sobre
Aquellos que se atreven a resistir
y se rehúsan a estornudar
Caídas por miles manos desnudas y desarmadas
Asesinos armados están nadando en sangre
Prenden fuego a casas con ventanas y puertas cerradas
Pulen sus botas militares con la falda
de una muchacha asesinada
Echan a patadas a propietarios que ni siquiera tiemblan
Los robots sin corazón nunca tiemblan
Su cerebro está programado con un proceso
Una orden defectuosa
Representar a la nación para desmembrar la Constitución
Representar la constitución para matar la justicia
Representar a las madres para sofocar a los niños
Representar a los niños para sodomizar a los padres
Representar a las esposas para asesinar a los maridos
Representar a los ciudadanos para bombardear la ciudad
Abran fuego, abran fuego, abran fuego
Disparen a mujeres, estudiantes y niños
Disparen a trabajadores, profesores y vendedores
Acribíllalos con balas
Apuntando a esos rostros enojados,
rostros espantosos, rostros retorcidos,
rostros abatidos y rostros tranquilos
Disparen con desenfado
La efímera belleza de los rostros en movimiento
hacia ti como olas de marea
La eterna belleza de esos rostros que se dirigen
hacia el cielo y el infierno
La belleza de convertir humanos en bestias
La belleza de seducir, violar y pisotear a tus conciudadanos
Eliminar la belleza
Acabar con flores, bosques, campus universitarios,
el amor, y el aire puro
Disparen, disparen y disparen…
Me siento bien y me siento superior
Vuela esa cabeza
Quema el pelo y la piel
Deja que el cerebro estalle
Deja que alma salga a borbotones
Y salpique el puente, la valla y la calle
Y salpique hacia el cielo
La sangre se transformó en estrellas
y las estrellas están corriendo
El cielo y la tierra están al revés
Cascos brillantes como estrellas
Las tropas son expulsadas de la luna
Disparen, disparen, disparen
Los humanos y las estrellas están cayendo y corriendo
Indistinguible, cuáles son humanos
y cuáles son estrellas
Las tropas los seguían hacia una nube,
hacia las grietas en la tierra...

Vivimos bajo la brillante luz del sol
Pero hemos perdido nuestra visión
Nos encontramos en una calle, tan ancha
Pero nadie puede dar una zancada
Resistimos en una multitud,
supuestamente ruidosa
Pero la gente abre la boca sin sonido,
Torturados por la sed
Pero todo el mundo rechaza el agua.

Estos sobrevivientes de la masacre
Sin precedentes son esos hijos de puta.

(Traducido del chino por Wen Huang)
(Traducido del inglés por D. Fardel)



Liao Yiwu- China

________________________________________


LIAO YIWU. (CHINA)
En 1989, en la Plaza de Tian'anmen, miles de estudiantes y trabajadores manifestaron su descontento contra el gobierno comunista de China. El acontecimiento se inició con el homenaje a Hu Yao Bang, político que pregonaba la democratización, al menos moderada, de China; sin embargo, las marchas se transformaron en un protesta generalizada contra el Gobierno. Ciertamente, había un descontento que venía germinándose desde hacía tiempo.
Las autoridades decidieron suprimir las protestas por la fuerza. Se declaró la ley marcial y en la noche del 3 de junio, se envió a los tanques y a la infantería para disolver las concentraciones. Aun cuando no hay nada claro sobre el número de víctimas, las estimaciones oscilan entre 800 y 2600 personas.
Tras la violencia, el Gobierno emprendió un gran número de arrestos para suprimir a los instigadores del movimiento, expulsó a la prensa extranjera y controló estrictamente la cobertura de los acontecimientos en la prensa china. La cruel represión de causó la condena internacional contra el gobierno de la República Popular China.
De aquella amarga experiencia, la memoria colectiva guarda la imagen de un joven estudiante parado frente a una hilera de tanques impidiéndoles el paso. La suerte de aquel valeroso joven, aun hoy, es incierta.
Liao Yiwu es un poeta que estuvo preso cuatro años por escribir un poema titulado Masacre en recuerdo de aquellos acontecimientos. Hoy ha vuelto a ser nombrado en la prensa mundial por una carta que le ha enviado a la canciller alemana Angela Merkel pidiéndole su intervención a fin de conseguir que el Gobierno chino le conceda permiso para asistir a la Feria del Libro de Frankfurt.
Una nota que recojo del diario Clarín, dice que la carta fue difundida hoy por la ONG Human Rights in China (HRIC), que explica que el autor, encarcelado cuatro años por escribir el poema cantado "Masacre" tras la matanza de estudiantes en la plaza de Tiananmen de 1989, es vigilado por las autoridades, que le han negado reiteradamente el permiso para salir de China.


***


Poeta chino prohibido en feria del libro de Fráncfort pide ayuda a Merkel
La carta fue difundida por la ONG Human Rights in China (HRIC), que explica que el autor, encarcelado cuatro años por escribir el poema cantado "Masacre" tras la matanza de estudiantes en la plaza de Tiananmen de 1989, es vigilado por las autoridades, que le han negado reiteradamente el permiso para salir de China.

En el otoño de 2009, Liao apareció en los titulares de todo el mundo cuando el Gobierno chino le prohibió asistir a un simposio en Berlín con motivo de la feria de Fráncfort, y ahora el poeta le pide a Merkel que intervenga para que pueda viajar a Colonia y encontrarse con los lectores de sus libros traducidos al alemán.

"Querida señora Merkel: Le envío mis saludos desde lejos. Me llamo Liao Yiwu, soy un escritor del fondo de la sociedad China", empieza la carta del autor, de 51 años y nacido en Sichuan.

En su último libro, "El cadáver ambulante", de 2002, Liao recopila historias reales acerca de los más pobres y desamparados de la China contemporánea, y en una obra anterior, "Mi testimonio", habla sobre su confinamiento de cuatro años.

"Le escribo no solamente porque usted es una persona poderosa, sino porque vivió la dictadura de la Alemania del Este, y quizás usted fue pisoteada, humillada y sometida y puede entender la forma en la que me siento en este preciso instante", prosigue el poeta.

"En la noche del 4 de junio de 1989, escribí el poema 'Masacre' ('Tusha') sobre la matanza de Tiananmen, y por ello fui arrestado y encarcelado durante cuatro años"; desde entonces y "porque he insistido en una escritura independiente y testimonial, se me ha prohibido estrictamente durante muchos años publicar una sola palabra en mi país".

El régimen chino ha rechazado en diez ocasiones facilitar el pasaporte a Liao, hasta que por la confusión causada por el terremoto de Sichuan de 2008 se lo concedieron, pero lo detuvieron en la aduana de salida.

Liao recuerda en su carta cómo el año pasado China envió a cien escritores "oficiales" a la Feria del Libro de Fráncfort en tanto que país "invitado de honor" para demostrar una capacidad "cultural de magnitudes olímpicas", pero el único ausente fue él, a pesar de haber recibido una invitación formal de Alemania.

De nuevo, el 3 de febrero pasado la policía llamó a Liao para informarle de que no tenía permiso para abandonar el país. "Les pregunté por qué, y la policía respondió que la prohibición de arriba no se había levantado. Le pregunté quiénes eran los de arriba, y me respondió que no podía contestar, pero dijo 'Pekín".

"Cerré la boca. Sé que mi país espera que cierre la boca para siempre, como la gente del fondo de la sociedad de mis libros, que han sido desposeídos, pisoteados, violados, pero que no pueden hacer ningún ruido, y si lo hacen, nadie los va a escuchar".

Liao se pregunta si son necesarias sentencias de once años de cárcel como la de su "viejo amigo", el crítico literario y disidente político Liu Xiaobo, para "que los políticos, empresarios, intelectuales y sinólogos occidentales despierten de su hermoso sueño de intereses y complicidad con un poder dictatorial".

Con todo, el autor se propone pedir el visado y tomar un avión con destino a Alemania porque no quiere "abandonar" a sus lectores alemanes y a los medios que le ayudaron, promete que no hará nada que dañe a su "madre patria, sólo decir la verdad", y que no pedirá asilo político aprovechando la moda "de la literatura prohibida".

"Gracias por leer esta carta. Espero recibir su ayuda", concluye el poeta.

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Estimado Liao:

Ojalá la libertad de expresión triunfe y usted pueda realizar lo que desea.

He leído con atención este fragmento de su poema. Estremecedor...y seguro que la realidad fue peor.

Saludos desde España
y mi admiración
Con un abrazo solidario
Ana Muela Sopeña

edith lomovasky-goel dijo...

Apoyo su sed de libertad y le deseo exito y poesia. Un abrazo, Edith