29 de marzo de 2011

EL ORGULLO ELIGE SUS VESTIDOS

Naji Alalí. Artista, periodista, caricaturista palestino,
asesinado en Londres el 22/7/1987.






El orgullo elige sus vestidos

Al mártir Naji Alalí

1

Me siento a reposar en mi cama
que se extiende de “Jafa” a “Cuba”,
y de Mandela a Guevara,
formando paciente una estrella en el universo de amor,
tan apasionado como yo,
parto desde el corazón temeroso hacia la densidad de las cosas.
Me quedo aquí a recibir a los mártires
que no necesitan un pase para visitarme
y que no se distinguen, excepto por la herida en su sonrisa
y por una suerte de sangre salvaje derribando el círculo universal
para moldear un juguete para un niño que por primera vez toca las cosas,
entran por la profundidad del mayor dolor del llanto.
Sin embargo, no hay que llorar por ellos,
comparten conmigo la taza de té cuando la mezclo con canciones.
Viene su coraje en mi voz.
Y por eso no me abandona este tenaz deseo de una lágrima en su poesía,
hasta que todos los alfabetos huyan al brillo de sus ojos,
ellos vuelven a mí
y admiran aquel rincón en mi gran celda de agua tan inmediato al desierto.

Esta es mi invitación al rey de la compacta fantasía,
que venga – acompañado por una rosa y dos palomas –
a vivir conmigo en mi pequeña celda,
entonces el orgullo dejará de elegir sus vestidos.



2

Un rostro como un torrente,
exhaustas facciones,
ocupadas por el infierno de la tierra,
su pincel es una costumbre,
su dulzura está pospuesta
y no tiene tiempo de volver al campo de refugiados
entre el golpe del gatillo
y el trágico encuentro de su cara con el sol.
Su madre me dijo: llévatelo
y bébelo en tu leche matutina.
Cuán amargo eres, hijo mío, en la boca de mis enemigos.
Como si nunca hubieras abandonado mi tienda.
Los rostros rastreantes de tu pueblo te extrañan.
Visita tu patria en escuelas y piedras,
esto es un cuaderno que ha abierto sus páginas para ti.
Por lo tanto, entra.
La batalla comienza después de la primera hora de clase
y el sol de tu país ha abierto las alas para proteger
la repulsión de armas instintiva de lo ingenuo.
Tú, el poético y mágico “Naji”:
¡Qué feroces son tus lanzas, hombre!
Entretanto ellos ven cómo destruyes sus tropas,
de una sola pincelada
comprometida en la fogosa guerra,
y tu rostro alza la bandera de tiempos saludables.
Cuéntame: ¿Eres un rebelde?
¿O un profeta?




3

Sigo aquí para recibir a los sobrevivientes de las arcadas de las violentas olas
sobre los bancos del primer beso.
Aquí está el barco agresor
que jamás escapará para salvarse.
Toda la tierra emigrará allá para sobrevivir.
Jamás se entregará al huracán.
Viaja, si quieres, hacia el creador de tu salvajismo
y espérala.
Tu futura corona será forjada por la diáspora de los que amas,
son los que te alimentarán con su hambre
cuando cantes sobre la gloria de su pobreza.
Hijo mío,
ven a un irresistible amanecer en las heridas de la ensangrentada luna de “Shateela”,
y cuéntame, ¿has visto ya un amor como el mío?,
con esos ojos poseídos de convulsiones en la vertiente del amor.
Todos los pájaros apátridas lloran a sus rodillas cuando ella desangra cantos,
yo estoy aquí,
extendiendo en su arcilla,
de una ciudad a otra, en busca de un niño que infiltre lágrimas en mi humilde alegría,
hacia aquella pasión que nos elige los vestidos para el orgullo
en su próxima resurrección.

(Traducción de Jona y Tobias Burghardt)


Idris Tayeb- Libia



________________________________________


Idris Tayeb. Libia 1952. Poeta, periodista y diplomático. En 1973 fue corresponsal de la prensa Libia en Suecia y Finlandia. Escribe poemas, ensayos, cuentos cortos y crítica de arte. Publicó cinco poemarios en árabe. Su antología personal más reciente se titula Tenderness of the desert, traducida al inglés por el autor y publicada en Nueva Delhi, 2003.



1 comentario:

Amando Carabias María dijo...

No sé si se trata del modo de escribir, no sé si es la traducción, no sé si está escrito de este modo a propósito, pero los espléndido versos de este poema tienen el mismo aire que los de los libros sagrados, o así me suenan a mí..