16 de abril de 2011

ANCIANO







ANCIANO

En el interior de un ruidoso café
Un anciano se apoya sobre un velador;
Un periódico ante él, iluminado por la soledad.


Y en el desprecio de su miserable vejez
Piensa qué poco gozó de los años
Cuando tuvo vigor, y elocuencia, y belleza.


Ha envejecido tanto; lo siente, lo ve.
El tiempo de su juventud, como si hubiera sido ayer,
pasó. Qué velozmente, qué velozmente.


Medita en cómo ahora se ríe de él la Sabiduría;
Y cómo fió siempre-¡qué locura!-
De esa embustera que le decía:
‘Mañana, tienes mucho tiempo’.


Recuerda impulsos que contuvo; y el sacrificio
De su felicidad. De su insensata prudencia
Se burla hoy cada ocasión perdida.


…Hasta que de tanto evocar el pasado
se adormece. Hundido
sobre el velador solitario…



Konstantino Kavafis- Grecia



No hay comentarios: