1 de abril de 2011

EL NÁUFRAGO







EL NÁUFRAGO

Donde empieza la noche, acaba el mar.
Así, mientras asciende
el neón a los cielos,
el viento de levante cruza las avenidas,
el parque silencioso, a estas horas vacío,
las tabernas extrañamente solas,
y se instala tal vez en las esquinas,
como un velero oscuro,
trepando por la niebla.
Sabes que no conduce a ningún paraíso,
que atrás quedó el jardín
con su rumor de nombres,
la intemperie borrando las huellas de tu vida
y unos datos confusos pendientes de un papel.
Insistes, sin embargo, por las calles desiertas,
buscando esos lugares que nadie ha transitado,
los techos protectores
o un retazo de estío,
lejos de la memoria que camina despacio
hacia la soledad azul y las mareas.
Duerme tras las ventanas Algeciras. Ingrávida,
tiende su pulso lento sobre los almohadones.
Deja que el viento brame y el tiempo gire en ella
como una peonza de cristales y espuma
en los acantilados de la madrugada.
Lo sabes, sí, esta Isla
se ha acostado temprano y ha apagado las luces.
El invierno deambula por los muelles, inciertos.
Corta la niebla el filo ronco de las sirenas.
Pero el náufrago corre,
sin rumbo, hacia la aurora,
hacia los tristes templos del fracaso y el frío,
hostigado por sombras y rayos y lebreles,
hacia los tristes puertos de la desolación.
Donde empieza la noche, acaba el mar.
Un cuerpo hermoso, un cuerpo,
como un rosal vencido,
el río de los sueños vierte sobre la playa. 
 

Domingo F. Faílde- España



_______________________________________

Domingo F. Faílde 



(Nació en Linares, Jaén, el 17 de octubre de 1948. Murió el 11 de febrero de 2014). 
Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada, participó en la intensa actividad literaria y política de finales de los sesenta, integrado en el grupo de poetas brechtianos que alienta alrededor de diversas revistas, entre ellas 'Tragaluz', dirigida por Álvaro Salvador. Profesor de Literatura, desempeñó su trabajo docente en Algeciras hasta su jubilación.

Fundador de revistas y otros medios, impresos y digitales, ha dirigido La Isla, suplemento cultural del diario Europa Sur, y colaborado en Cuadernos del Sur (diario Córdoba), Papel Literario (Diario Málaga-Costa del Sol) y otras publicaciones especializadas. 

Fue miembro de número del Instituto de Estudios Campo gibraltareños, de cuya Sección VI (Literatura y Periodismo) fue presidente, y socio fundador de la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios.

Hay poemas suyos en diversas revistas españolas e hispanoamericanas, algunos de los cuales han sido traducidos al catalán, inglés, francés, alemán y árabe. 

Ha obtenido, entre otros, los premios Pastora Marcela (1982), José Antonio Torres (1983), Guadalquivir (1984), Juan Alcaide (1987), Searus (1991), Ciudad de Algeciras (1991), Miguel Hernández (1993), Antonio González de Lama (1994), Cálamo (2003), Dolores de la Cámara (2004), Arenal de Sevilla (2004), Ateneo Riojano (2005), Provincia de Guadalajara (2006), Villa de la Roda (2007) y Mariano Roldán (2007).

Además, es autor de una veintena de títulos, entre los que destacan 'Náufrago de la lluvia' (1995), 'Manual de afligidos' (1995, 'Elogio de las tinieblas' (1999), 'Conjunto vacío' (1999), 'Testamento de Náufrago. Antología, 1979-2000' (2002), 'El resplandor sombrío' (2005), 'Las sábanas del mar' (2005) y 'La sombra del celindo' (2006).Su obra ha sido recogida en diversas antologías, entre ellas 'Elogio de la Diferencia', de Antonio Rodríguez Jiménez (1997), '...Y el Sur', de José García Pérez (1997), 'De lo imposible a lo verdadero. Poesía española 1965-2000', de Antonio Garrido Moraga (2000), 'Poesía andaluza en libertad' por Antonio García Velasco, Francisco Morales Lomas, José Sarria Cuevas y Alberto Torés García (2001), 'La línea interior. Antología de poesía andaluza contemporánea' por Pedro Rodríguez Pacheco (2001) y 'Poesía española (1975-2001)' por Alberto Torés (2002).












3 comentarios:

Dorchy Muñoz dijo...

No sólo me encanta tu poema puedo hasta sentirlo, tras años viviendo en Madrid y otras grandes ciudades ahora estoy en la Bahía de Cadiz a unos 30 Km de Algeciras, siento el Levante y me encanta el poema: haré por seguir los siguientes.
Te felicito, pasa un hermoso día
Un abrazo desde Cádiz
Amador Muñoz

Ana Muela Sopeña dijo...

Domingo, bellísimo poema que destila melancolía.

Cada verso es un poema.

Te felicito por esta inmensa obra que compartes con nosotros.


Un abrazo
Ana

edith lomovasky-goel dijo...

Domingo, bella poesia, respiro el Mediterraneo que comparto desde otra orilla y tambien en algunos poemas mios en este blog . Un abrazo, Edith