11 de abril de 2011

EUTANASIA






EUTANASIA


...Pero de tanto pensar y recordar
el viejo cae aturdido. Y se duerme
apoyado en la mesa del café.

Constantinos Cavafis



Proclaman los hombres desde la cumbre
de su madurez que el célebre milagro de la vida
es una suma de contingencias, con los años
se han convertido en unos seres obstinados
tejidos con hilos de tiempo desiguales
y absolutamente asimétricos

Por lo que a mi me atañe, el postrer
empeño será despertarme día a día
e ir declinando en lo físico con la memoria
casi intacta,
anhelo impedir que unos psicópatas
ultra católicos se apropien de mis despojos
e inciten a los médicos a conectar cien cables
a un cuerpo clínicamente desahuciado,
que no se aprecie con certeza
si sobre el lecho de mi agonía
late el corazón de un hombre o de una máquina

A veces sueño que un anciano enfermo
y exhausto, en la plenitud de la consciencia,
dispone su muerte y se adentra paso a paso
en algún mar desconocido con la mirada fija
en la línea inaccesible del horizonte




Fernando Sabido Sánchez-España




2 comentarios:

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Acordarse de los más débiles, o más desamparados, es un acto de solidaridad que ya habla mucho de ti.

Todo el mundo, creo, sueña con morir sin sufrir, y sobre todo morir de repente y sin dolor...

Yo me apunto a morir con dignidad, a que nadie me alargue la vida dos centímetros siquiera por pasarlos en un hospital enchufada a mil máquinas...

Gracias por este poema.
Un abrazo.

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ dijo...

Gracias Begoña
Hay que levantar la voz para que
se legalice que la muerte sea digna y decidir cuando llegue el momento, no sufrir innecesariamente, morir con dignidad es un derecho, no un crimen ni un suicidio
Un abrazo
Fernando