1 de abril de 2011

LA METAMORFOSIS DE LOS ALHELÍES







LA METAMORFOSIS DE LOS ALHELÍES

Contemplando la foto de los cadáveres de una niñas palestinas…

A Beatriz Ruiz, siempre comprometida
con los desheredados y con los poetas.


Duermen los alhelíes rojos, callan
bajo esta tierra: sangre, sudor y barro
de vísceras que explotan.
Duermen los alhelíes rojos, tiemblan
acurrucados en la oscuridad
del dolor inabarcable.
Duermen los alhelíes rojos, sueñan
con que el perfume de sus labios niños
muera esta madrugada.
Duermen los alhelíes rojos, niegan
desdibujar con su fragancia el vómito,
la nauseabunda fetidez de sangre.
Duermen los alhelíes rojos, oran
para evitar ser cómplices sin alma
de olvidos, desmemorias y mentiras.
Duermen los alhelíes rojos, borran
tirabuzones negros que sonríen
seda en los labios que musitan salmos.
Duermen los alhelíes rojos, miran
las ilusiones hechas pesadillas
sólo aptas para un pudridero en sombra.
Duermen los alhelíes rojos, niegan
repartir el fragor de su perfume
dentro del territorio que se muere...
Duermen los alhelíes rojos, sueñan
con ser ya flor marchita.
¿Sabrán ellos que son inmarcesibles?
Duermen los alhelíes rojos, duermen,
ajenos a una voluntad más alta
que determinará un milagro oculto,
que su perfume ondeará en la brisa
de esta madrugada.
Quizá, al amanecer, los alhelíes
rojos de sangre que declina y llora,
se conviertan en alhelíes blancos,
en alhelíes albos: vida y luz.



Amando Carabias- España


4 comentarios:

Dorchy Muñoz dijo...

Ojalá se conviertan en alhelíes blancos!! Qué forma tan lírica y hermosa de acercarse a una realidad tan cruda y mundialmente vergonzante. A mi amigo el profesor Mahmud Sobh le encantaría este poema: http://dorchymunoz.blogspot.com/2011/02/poseso-en-layla.html

Te felicito amigo
Un abrazo desde Cádiz
Amador Muñoz

Isolda dijo...

Conmueven esos alhelíes rojos, mezclados en tu denuncia y tu lirismo.
Besos blancos, amigo.

Beatriz Ruiz dijo...

Aunque la desesperanza es grande y algunos días pudiera parecer que nos vencerá... NO, no lo conseguirán y podremos ver esos inmensos y maravillosos alhelíes blancos...

Gracias amigo, gracias poeta...

Amando Carabias María dijo...

Gracias Amador, Isolda y Beatriz por estas palabras.
Nuestros versos no puedan quedar silenciados ante un mundo que se convierte en caníbal de sus criaturas más débiles. Sé que sirve de poco, pero ahí están, al menos.