14 de abril de 2011

LAS MUJERES SOLAS



LAS MUJERES SOLAS

A Sola Sierra que se fue en medio de la búsqueda

Ellas con paso lento desgarran las calles
dejando una huella de dolor y zanjas abiertas.
Caminan sin rumbo ni brújula,
sólo las guía la brisa que las empuja a buscar a los que ya no están.

Tienen los ojos grandes y las miradas hambrientas
tragando cada detalle donde sus pupilas dejan caer,
intentando descubrir por sí mismas quien los pueda traer.

La sonrisa mezquina se ausenta de sus labios
restando el placer de la alegría que han perdido
desde el día que ellos fueron obligados a partir.
Los años no han borrado los recuerdos
de aquéllos que a fuerza del poderoso,
de sus hogares los hicieron salir.

No saben dónde están; pero los sienten,
arañando la tierra que los cubre
o manoteando bajo el mar donde
sus cuerpos abiertos les impiden ir.

Son las mujeres solas.
Las que no han dejado de urgar en el tiempo
tratando de encontrar el esposo, el hijo, el hermano, el amigo...
Más con el corazón seco saben que ellos no volverán.

Y siguen un rastro invisible de hojas secas en la otoñada,
del sol tibio en la primavera....
Y pasan los años y ellas visten su luto eterno con la imágen pegada al pecho
de quienes nunca más vieron y que desde esas fotos añejas
un digno descanso parecen pedir.


Elisa Golott- Chile