23 de agosto de 2015

TIRANÍA SILENCIOSA



TIRANÍA SILENCIOSA

Regresa al antihogar
y encuentra el frío en la mirada,
insultos y palabras
que devalúan su autoestima.

Reproches
envueltos en lo sórdido.

No es dueño de las horas.
Cualquier retraso y un castigo de silencio.

Prisionero en una cárcel sin raíces.

El tacto de la piel
se desvaneció hace años.

Sólo una sombra permanece.

La tiranía silenciosa
son los tentáculos que lo atan a una rueda,
donde la vida es una muerte anestesiada.


Ana Muela Sopeña