8 de abril de 2011

VIENTO DE PRIMAVERA







Viento de primavera


A veces, creo ser un hombre muerto.
Hombre de tez oscura, detenido,
con los cabellos negros, a la moda,
- traje de marca a líneas verticales -.
Un hombre con el tiempo equivocado.

A veces, me confundo en el gentío,
recorro los refugios de una ciudad hambrienta.
Me pierdo en los rincones
donde la hiedra esconde la nostalgia
putrefacta de siglos bajo lluvias.

Mi guerra es un país cansado, a veces,
sin fuerzas para excavar su tumba
o sepultar el grito en sus costillas
de alardes y sobornos en el tiempo,
con la tristeza misma de un exilio
……………………en un lugar ignoto
……………………o en la conciencia negra.

A veces, cuando intento superar mis limites
……………………el miedo me acribilla,
me inventa los motivos para escapar de mí,
el exacto pretexto que oculta coincidencias
entre un cuerpo que olvida el alma
y otro cuerpo que muere
de estatuas en las venas.

A veces, corro y salto entre el azul y el negro
del clamor perdido en los disparos
con el aroma atómico
……………………..de un desierto
sin mascaras infieles de holocaustos.
Allí, me siento el hombre
con los cabellos sueltos y desnudo
que anochece despacio,
que corre la ciudad…

La ciudad, hoy, respira infiernos.
Hoy, el viento pasea catatónico.



Leonel Licea- Cuba