26 de febrero de 2012

VALS DE LOS AVIADORES



Vals de los aviadores




Si usted cree que el mundo está dividido en dos, ganadores y perdedores,
está equivocado.
Si usted cree en verdad que el mundo no está dividido en dos,
puede que también esté equivocado.
Los que pierden primero, los que ganan después, están irremediablemente
equivocados.
Ganadores y perdedores estuvieron completamente equivocados.
La noche, por así decirlo, lleva tiempo nocturnamente equivocada.
Si su vecino tiene una gato al que llama Guaudelaire,
gato o vecino están equivocados en el doblaje del aullido.
Pero si usted cree que nuestras vidas son los jeans colgados en el tendedero,
haga un informe a la Academia detallando el suceso.
No todos los días salta la liebre de la equivocación en las góndolas d
el farmacéutico.
Si a pesar de haberlos alfabetizado tiene los pies fríos,
seguro que es usted un patriota desaparecido en la nieve.
Tenga presente que toda adolescencia es un lugar bíblico en conversación
con la arquitectura solar.
Si usted cree que traen mala suerte los epitafios rigurosos,
desdígase y escriba poesía satírica.
Si piensa que todos los ríos van a dar a la mar,
puede que esté en lo cierto.
Racionalmente la salud mental es el puro placer de un reloj antichoque.
La curiosidad es lo inverso a acurrucarse en el entretenimiento,
no siempre detrás de un libro premiado apunta maneras de un cachorro
de setter.
Somos conducidos a la neurosis por una soprano cuyo abecé
educa a los niños desatendidos por el Auxilio Social.
No tenga usted ninguna duda de que su cerebro, su esperma,
el primer delito de su complejo de culpa, están equivocados.
Cada uno hace lo que puede: mi madre me trae leche de corneja a la cama,
las cornejas juegan al fútbol.




[La casa roja, Calambur, Madrid, 2008, 164 págs.]








Juan Carlos Mestre- España