31 de agosto de 2013

El lobo



El lobo



No confíes en todo lo que escuchas. 
Los lobos no son tan malos como los corderos. 
Yo he sido un lobo toda mi vida 
y poseo dos hijas adorables 
para testimoniarlo; en cambio, podría 
dejarte hastiado con historias 
de tantos corderos que recibieron su merecido. 

Traducción de Armando Roa Via 







Kenneth Rexroth- Estados Unidos