2 de agosto de 2013

Sobre los sueños y el concepto Democracia




Sobre los sueños y el concepto Democracia



Pudiera ser, un día de estos,
un algo cierto el concepto democracia,
un algo de peso, con pies concretos
y más de dos brazos trabajadores
multiplicados por dedos en mano.
Un “algo” de pupilas claras,
de visión multipanorámica
y un millar de cabellos al viento,
receptores, por fuera y dentro
de las ideas que emitan hombres y mujeres.

Pudiera ser que, llegado el momento,
no fuesen en uso los términos excluyentes
ni la desconfianza implícita  que empaña 
el concepto distinto.
Distintos y muy diferentes, por cierto,
así se vieran los colores del arco iris:
este  (ya sin trabas) sería…
de una anchura vasta, de este a oeste,
con la gama absoluta del rango
entre negro y blanco, desde  norte a sur.

Podríamos en este caso,
revertir la incomprensión de nuestros oídos
y aceptar, escuchar, e interpretar
todas las lenguas distintas,
la perspectiva distante del vecino,
la sugerencia del extranjero.
Y fuéramos así capaces
de distinguir distintos ritmos
sin avergonzarnos ¡para nada! 
de no saber bailarlos todos:

Y es que aquél que no sepamos
ya lo sabrá nuestro hermano.

Podríamos, y ya en serio,
soñar en compartir una mesa, 
tal vez, una tal cual como ésta,
en donde la palabra sea servida
en cristales de honor a las personas,
como un aporte, una caricia,
un presente colectivo
otro eslabón progresivo
en la cadena viva de conciencia
de cada cierta y  plena comunidad.




Amanda Espejo- Chile



1 comentario:

Amanda Espejo dijo...

Amigo: muchas gracias por publicar mi texto en tu valioso espacio. Aproveché el impulso para leer a uno de mis poetas preferidos: Elicura Chihuailaf.

Gran aporte al mundo de la cultura tu trabajo diario!