10 de septiembre de 2013

Cuénteme un cuento

Maram al-Masri y Fernando Sabido Sánchez en Toledo







Cuénteme un cuento,
le dijo el niño nacido en una cárcel de Siria 
a su visitante.

Había una vez un chiquillo 
que vivía con su madre en una casa 
con una ventana
que daba a una calle tranquila.
¿Qué es una ventana?, 
lo interrumpió el niño.
Es un hueco abierto en la pared 
por donde entran el sol y el aire 
y a veces se posan los pájaros.
¿Qué son los pájaros?, 
lo volvió a interrumpir.
El narrador cogió un lápiz
y sobre la pared dibujó
una ventana
y un niño
con dos alas.

[Traducido del árabe, Luis Miguel Cañada]





Maram al-Masri- Siria




4 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Cuando miedo, dolor, soledad o muerte es lo único que puede esperar un niño, en un país cualquiera, como por ejemplo Siria, no son necesarios los cuentos que oculten la realidad, sino aquellos otros cuentos/sueños que imaginen como cambiarla.
Estupendos versos y hermosas alas...
Salu2.

Miguel Angel dijo...

Amanecida, poema dedicado a la amanecida en Damasco, ver en:
http://elverdeolordelamadera.blogspot.com.es/2013/09/amanecida.html
Se agradece que dejen sus comentarios o críticas al poema.
Salu2.

Elsa Tenca-Mariani- dijo...

Con-mueve!!

(No hacen falta palabras-balas,podemos inferir...)
Celebro esta publicación.

Ana Muela Sopeña dijo...

Cuánto dolor en unos pocos versos.

Realmente impactante el poema de Maram Al Masri