5 de octubre de 2013

Hambre



Hambre


Hambre
sin eufemismos, hambre pura y dura;
ya está bien de tergiversar el vocabulario
buscando un perfil maquillado:
hambre, hambre, hambre...

Un joven
de veintitrés años y treinta quilos
es un Ecce Homo,
una criatura de Dios que ha sido
abandonado a su mala suerte
y embarranca nuestras conciencias
por el despeñadero
por el que cada uno se mira su ombligo.

Borren el epíteto rimbombante:
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales,
¿dónde leches está la igualdad?
¿dónde la salud?
¿dónde las políticas sociales?

Para morir de hambre no se necesitan alforjas,
sino carecer de ellas;
los técnicos le llaman desnutrición,
el pueblo le llama hambre;
muerte a la que conduce el hambre,
hambre, hambre, hambre...





Francisco Espada- España




SEVILLA

Muere en el albergue municipal de Sevilla un inmigrante desnutrido al que el hospital dio el alta

STELLA BENOT / SEVILLA

Día 04/10/2013

El Virgen del Rocío avisó a los servicios sociales para que se hiciesen cargo del joven polaco que pesaba 30 kilos
El joven polaco que ha fallecido en el albergue municipal debido a su delicado estado de salud, llegó hasta allí tras haber sido dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío a las dos de la mañana. Según ha confirmado la delegada de Asuntos Sociales, María Dolores de Pablo-Blanco, fue el propio hospital el que activó el protocolo de emergencia social en este caso y por eso los servicios sociales fueron a recogerlo y lo internaron en el albergue municipal.

El joven, de 23 años y que sólo pesaba 30 kilos, ingresó en el Virgen del Rocío tras una llamada de los vecinos de la avenida República Argentina que alertaron de su estado. Tras ser atendido por los profesionales del 061, fue trasladado a dicho hospital donde estuvo varias horas ingresado. Pero, a las dos de la madrugada, fue dado de alta con el diagnóstico «Problemática social».

Sin embargo, el fallecido presentaba síntomas de desnutrición y de deshidratación por lo que el personal del albergue le dio una papilla de leche y galletas cuando ingresó en dicha institución. No obstante, cuatro horas después de ser recogido en el albergue municipal, fallecía en uno de los asientos de la sala de descanso, la que se tiene habilitada para ver la televisión.

Salud justifica su actuación
La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha defendido la actuación del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el caso. La consejera ha explicado que «esta persona estaba en la calle, que se sintió mal, lo llevaron al hospital, lo atendieron, respondió bien al tratamiento y cuando estaba mejor lo llevaron al albergue y allí ha fallecido», aunque precisa que por el momento desconoce «exactamente las causas de la muerte».

Asimismo, la consejera ha mostrado la «absoluta disposición» desde el ámbito del SAS en todo lo que en el marco de la investigación judicial «se produzca». Pero ha insistido en que el joven «recibió su atención inmediatamente y cuando salió del hospital se le llevó al albergue, y en principio estaba respondiendo bien a los tratamientos que se le habían puesto».

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, ha lamentado este fallecimiento y la situación extrema en la que se encontraba el joven fallecido.


_________________________________________
Francisco Espada
Con el paso de los años, la vida se remansa; se han quedado atrás la mayor parte de las inquietudes materiales; es un tiempo idóneo para meditar y compartir, para acompañar, para prepararnos sosegadamente hacia el encuentro definitivo.






2 comentarios:

Chelo dijo...

El poema llegó a su sitio.
Un abrazo Fernando

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ dijo...

Otro abrazo para ti, Chelo