23 de diciembre de 2013

NELSON MANDELA




NELSON MANDELA



Se fue, Mandela  tomó el camino del silencio
cuando su tarea florecía.
Toda una existencia de lucha no le dio tiempo
de pensar en sí, el pueblo era su objetivo,
la igualdad de razas su anhelo primordial.

Nelson Mandela, un héroe que se aleja
dejando su liturgia sorprendente
en las hojas nuevas de su patria.
Su legado y el calor de sus palabras
han impresionado al mundo
que con ojos dudosos atisbaba,
sin dar crédito a ese cambio tan radical.

Sudáfrica, el país del Apartheid
abrió las cárceles del oprobio y rompió los barrotes
que oprimían la dignidad del pueblo.
Dio un mañana a una infancia
desheredada de futuro, recluida en una
esquina del escalafón social.

Mandela, se va satisfecho de llegar a la meta,
meta que le costó 29 años de cárcel,
pero que nunca cedió a sus principios,
a costa de su propia vida.

ahora se va, lo esperan grandes hombres y mujeres
que ya cumplieron  su tarea,
él, con su sonrisa ha conquistado la  amistad  del universo,
algo habrá de hacer en esa dimensión desconocida.
Mandela se aleja, seguro de que su  legado
queda en manos de su tan querido pueblo, del futuro.
Los niños alzan sus manos y lo despiden, cantando,
bailan alegres, todos bailan,
es la  mejor manera de despedirlo y él lo sabe.

Mandela, se va con la convicción del deber logrado,
es un reconocimiento que abarca  todo el orbe,
y los honores en su nombre son grandiosos.
Adiós Nelson Mandela, padre de los desposeídos.
Adiós amigo, ve en paz…





Marianela Puebla- Chile