6 de enero de 2014

Dos banderas rotas por la ira




Dos banderas
rotas
por la ira



  


Muros y caminos
enmudecidos
en las piernas de esta isla
afeitada en su vegetación
de cadáveres
Y
no sé porque caminamos
entre luces moribundas
de paz

 Una isla
rodeada de relámpagos
y dragones
habitada por luciérnagas
y ángeles mitad vudú
y mitad brujo del liborio



Hace tiempo que  un tirano
de República Dominicana
colaba café con la sangre
haitiana derretida en el fango
fronterizo de sus pestañas
 Hoy
llevamos sembradas las fronteras
del ocaso
en los bronquios de la piel

Pero, algún día las ventanas de la isla
 se cerraran, y se  levantaran
en el alba de su torturada voz,
a combatir el miedo y la historia
retorcida en su cabellera,
contada con  lenguas
de fusiles y el papaboco

Esta isla
tiene dos banderas
dividida por el hambre,
y la ira doctrinada
en el quepis de

Rafael Leónidas
Trujillo Molina,
Jean-Claude Duvalier
y sus garras de poder
“Los Ton Ton Mocontes”

Y

 Joaquín Balaguer, con su
Lava retorica…
 esclavizaron las culturas
del Masacre se pasa a pie y el Ozama
vecinal
Ahora, los edificios nublados de blancos
se quejan del llanto
Hoy
 los hermanos ciudadanos haitianos
dejan sus vidas en una gota de sudor
sembrada en lujosas torres de apartamentos
que con sus glóbulos de banderas derramadas,
  besan el cielo
 Los pistoleros de la isla, con
sus frentes de murciélagos
descarnan
 La Constitución Dominicana
y haitiana

Yo sé, que pronto
se apagara el Sol
en los ojos de la isla.

Donde una frontera de
moribundo cadáveres
soportan en su piel, el enriquecimiento
 ilícito
de zopilotes, traficantes de banderas
 isleña




Hasta que se despojen los parpados
del vudú y el baño de liborio







Ramón Danilo Correa- República Dominicana