2 de marzo de 2014

EN EL SIGLO VEINTE



EN EL SIGLO VEINTE



Aprendí a no odiar
durante siglos
pero me obligaron
a blandir una flecha permanente
ante el rostro de un pitón
a blandir una espada de fuego
ante el rostro del Baal demente
a transformarme en el Elías del siglo veinte

aprendí
durante siglos
a no proferir herejías
hoy azoto a los dioses
que estaban en mi corazón
los dioses que vendieron a mi pueblo
en el siglo veinte

aprendí
durante siglos
a no cerrar la puerta ante los huéspedes
pero un día
abrí los ojos
y he visto mis cosechas robadas
ahorcada la compañera de mi vida
y sobre las espaldas de mi hijo
surcos de heridas
entonces reconocí la traición de mis huéspedes
sembré mi umbral con minas y cuchillos
y juré en nombre de las cicatrices
que ningún huésped franquearía mi umbral
en el siglo veinte

durante siglos
no fui más que poeta
asiduo concurrente de los círculos místicos

¡pero me he transformado
en un volcán en rebelión
en el siglo veinte.






Samih Al-Qassim- Palestina