1 de marzo de 2014

PERDÓN





PERDÓN

  
        Esta mañana he visto a mi padre.

        Caminaba por la calle bajo una fuerte lluvia.

        No llevaba paraguas.

        El termómetro digital
        de los Jardines de la Reina
        marcaba 4 grados de temperatura.

        ¿He dicho que mi padre caminaba?

        Mi padre no caminaba.

        Cojeaba.

        Tiene molestias en una rodilla.
        Algo relacionado con la artritis,
o      con la artrosis,
o      más grave: los médicos
        no acaban de ponerse de acuerdo.

        Vi a mi padre
        desde el coche,
        desde su coche para ser exacto,
        porque el mío está en el taller.

        Estuve a punto de pasar de largo.

        En realidad, pasé de largo.

        Luego lo pensé mejor
y      aparqué en doble fila, abrí
        la puerta
y      le llamé. Subió.
        Nos dimos un beso en cada mejilla.

        Después
        le llevé a casa.







David González- España