1 de agosto de 2014

Y los niños un día...



Y los niños un día...


Soñando,
me encontré con un mundo frágil,
sencillo,
etéreo,
y tan tremendamente verdadero...
Y era el mundo de los niños.


“Llorad con los que lloran”...

Caminando
por los senderos secos del mundo,
sin Dios,
llenos de ira,
egoísmo,
y vanagloria,
me topé con las guerras.
Y era el mundo de los grandes.


“Llorad con los que lloran”...


Y los niños un día...
en manos de los “grandes”
que ostentan razones
y no saben nada.
Tristes niños
pagando por culpas 
que no son suyas;
senderos secos del hombre vano...

Y nosotros...

“Llorad con los que lloran”...
(Romanos 12:15 )




Maritza Álvarez Vargas- Chile