15 de noviembre de 2014

VOZ HUMANA






VOZ HUMANA

Piedra y estrella no imponen su música sobre nosotros,
las flores son silenciosas, las cosas retienen algo,
por culpa nuestra, los animales niegan
su propia armonía de inocencia y sigilo,
el viento tiene siempre su castidad de gesto simple
y lo que es canción sólo lo saben los pájaros mudos,
a quienes arrojaste una gavilla sin trillar en Nochebuena.

Ser es suficiente para ellos y eso está más allá de las palabras. 
Pero nosotros, tenemos miedo no sólo en la oscuridad,
incluso bajo luz abundante
no vemos a nuestro prójimo
y desesperados por exorcismo
gritamos de terror: ¿Estás ahí? ¡Habla!

Traducción de León Blanco





Vladimir Holan- República Checa






_______________________________________
Vladimir Holan

(Rep. Checa, 1905-1980)
Poeta checo nacido en Praga, considerado el gran poeta checo del siglo XX. En sus primeros tiempos publicó, Abanico en delirio (1926) y El triunfo de la muerte (1930), con un estilo muy cercano a Mallarmé, pero a partir de ese año dejó de lado ese estilo, para escribir poemas más sencillos, Trueno (1940) y Soldados del Ejército Rojo (1947). Estos últimos influidos por la ocupación nazi de Checoslovaquia. Acabada la segunda guerra mundial, el gobierno comunista de su país lo acusó de formalismo decadente y lo prohibió. A partir de entonces, el poeta se recluyó en su casa de la isla de Kampa, no tardando en convertirse en un mito viviente, y escribiendo sus obras más importantes, Sin título (1963), Avanzando (1963), Toscana (1963), Una noche con Hamlet (1964), Dolor (1965), En el último trance (1967), Un gallo para Esculapio (1967) y el Abismo de abismo (1981), éste último póstumo. En el año 1963 su obra fue rehabilitada y se le nombró Artista Nacional. El mundo poético de Holan, cargado de simbolismos, nos remite al dominio de la noche, donde todo es enigmático y fantasmal, donde las preguntas repiten obsesiones y donde todo es posible e imposible a la vez. Sostener ese pulso reside el don misterioso que caracteriza su obra.