8 de enero de 2015

PULCRITUD


PULCRITUD



con Jorge Posada

En este poema no hay sitio para la mugre.

Ni el sudor, ni los malos olores, ni la basura 
tienen sitio en este poema.

En este poema no se permite la entrada a vagabundos, heridos,
sedados, dopados, indignados, cobradores del frac o parados.

En este poema no entran ciudadanos protestando por los desahucios,
ni obreros en huelga, ni esquiroles, ni verdugos, ni terroristas,
ni niños esclavos en los textiles de Bangladesh.

En este poema no caben los rebeldes, los revoltosos, los gritones.

En este poema no caben los sobresaltos, los conflictos armados,
las hambrunas, el miedo, la devastación, las víctimas.

Este poema es limpio, puro, antivaho,
inodoro, romo, antideslizante.

De este poema fueron desterradas las palabras mercado,
compraventa, beneficio, hipoteca, capitalismo.

En este poema no se pronuncia amonal, interés complejo, euribor.

En este poema nadie sabe qué es un contrato basura,
una inversión, un balance negativo.

Este poema no se mancha con dinero.

En este poema nadie se hace daño.

Este poema es un símbolo del mundo futuro.

En este poema no entran los salarios de ochocientos euros,
los precarios, los subcontratados, los lisiados, los explotados.

En este poema todo el que sale está sano, es joven, blanco, rubio,
tiene los ojos azules y vive una vida feliz.

Este poema habla de gente normal.

Este es el poema más feliz del mundo,
ha sido escrito por decreto en un edificio estatal
por un poeta de clase media oficialmente feliz,
premiado desde siempre con becas, menciones,
honores, cátedras y privilegios sin fin.

Este es un poema nacionalista, academicista, progresista,
católico, espumoso y achampanado.

Este poema ha sido aplaudido por todos los poetas de orden.

Este poema ha sido incluido en el temario
de las Escuelas de Altos Estudios Económicos.

Este poema ha sido publicado gracias a CEPSA.

Este poema ha sido exhibido en ARCO.

Este poema ha sido recitado en el Palacio Real,
en el Congreso de los Diputados, en varias Asambleas autonómicas,
en la Diputación Foral de Navarra, en la Conferencia Episcopal,
en el consejo de administración del Banco Santander,
en la Fundación Areces, en la Fundación Botín,
en la Fundación Príncipe de Asturias, en la Fundación Iberdrola,
en la final de la supercopa, en el estadio del Real Madrid,
en el Centre d’Estudis Jordi Pujol,
en los cursos de verano de la FAES 
y en la Escuela de Mandos Socialistas.

Este poema lleva corbata.

Este poema fue escrito de rodillas.


[El amor en los tiempos del despido libre. Ed. Amargord, 2014
Fotografía de Joan Colom]





Antonio Orihuela- España