10 de enero de 2015

SEGREGACIÓN N1





SEGREGACIÓN N1


Yo, mamá, mis dos hermanos
y muchos peruanitos
abrimos un hueco hondo, hondo,
donde nos guarecemos,porque arriba todo tiene dueño,
todo está cerrado con llave,
sellado firmemente,
porque arriba todo tiene reserva:
la sombra del árbol, las flores,
los frutos, el techo, las ruedas,
el agua, los lápices,
y optamos por hundirnos
en el fondo de la tierra,
más abajo que nunca,
lejos, muy lejos de los dueños,
entre las patas de los animalitos,
porque arriba
hay algunos que manejan todo,
que escriben, que cantan, que bailan,
que hablan hermosamente
y nosotros rojos de vergüenza
tan sólo deseamos desaparecer en pedacitos.




Carlos Germán Belli- Perú





___________________________________________

Carlos Germán Belli
       (Perú, 1927)
Uno de los más importantes poetas peruanos e hispanoamericanos del siglo XX. Nació en Lima e hizo estudios universitarios en esa ciudad antes de ingresar para desempeñar un humilde puesto en la administración pública (amanuense en el Parlamento) que mantuvo por largos años y al que alude en su obra poética. Su primer libro, breve cuaderno titulado simplemente Poemas (Lima, 1958), pasó desapercibido para la mayoría, pero los pocos que lo leyeron pudieron advertir la extrañeza de su voz y la voluntad de ruptura con el lenguaje poético entonces vigente. En obras como ¡Oh Hada Cibernética! (1962), El pie sobre el cuello (1964) y Por el monte abajo (1966) encontramos una visión exasperada de la vida humana, rasgos de humor negro, una dicción lírica reducida a una queja primaria y desolada. Su parodia del lenguaje literario clásico intenta una síntesis explosiva que incorpora niveles discursivos heterogéneos y un sentimiento de asfixia y horror. Sus obras posteriores confirman o ahondan, con variantes, esa perturbadora fusión de elementos poéticos y antipoéticos: Sextinas y otros poemas (1970), En alabanza del bolo alimenticio (1979) y Canciones y otros poemas (1982) reciben mayor atención crítica y difunden su nombre en distintas partes del continente. Los motivos recurrentes son la alienación, la privación física, la humillación de saberse discriminado o marginado por un sistema rígido de clases y poderes inhumanos. La singularidad poética de Belli reside en su arte para manejar la disonancia rítmica y la distorsión de los códigos lingüísticos para crear algo nuevo. Así, puede mezclar la retórica barroca, los motivos del cancionero tradicional, el didacticismo de la poesía neoclásica, neologismos científicos y técnicos, y el vocabulario de la calle. El resultado es siempre sorprendente, una verdadera transgresión a las normas de la expresión poética y a nuestra percepción del mundo en que vivimos. En las últimas décadas, un sentido de reconciliación y de aceptación de los modestos dones de la vida doméstica se ha dejado sentir en su poesía, como lo demuestran En el restante tiempo terrenal (1988) y Acción de gracias (1992). Entre sus obras más recientes están ¡Salve, spes! (2000), En las hospitalarias estrofas (2001) y La miscelánea íntima (2003).