7 de febrero de 2015

Nada está claro



Nada está claro



Las duras horas que al arrastrarse
dejan residuos de baba blanda
como reptiles, ven ensuciarse
los vericuetos de nuestra alma. 

Lentas discurren, no tienen prisa
esas terribles horas colgadas
cual telarañas en las cornisas,
flotan preguntas mal contestadas.

En esta zozobra que se repite
de un minutero ya desgastado
nada se acepta, nada se admite…

Rítmicas quejas las del teclado
de duras horas que se transmiten
sin dar respuestas, nada está claro.




Carmen Barrios Rull- España








.