6 de julio de 2015

Abyssus abyssum invocat (David, XLI, 8)



Abyssus abyssum invocat (David, XLI, 8)

La patria gime la pérdida 
De su fresca democracia. 
Cuarentena de años 
De preciosa, relativa paz y

Abundancia de inventarios divergentes; 
De bienes necesarios 
Adquiridos in extenso,
“Paz y pan” de la exterminada patria. 

La desdicha plañidera se apodera de la gente, 
Borra la alegría de mi nación, acaso se resigna.
Gime el pobre, gime el rico 
Por la patria disgregada;  

Desunida en la vergüenza 
Por doctrinas nihilistas de la ex –URSS.
Trasunto de un socialismo fracasado 
Pervertido de utópicas doctrinas,

Corrompido. In crescendo hacia el
Abyssus abyssum invocat (David, XLI, 8).
Destrucción deliberada de un mercado de productos
Con valores manejables,

Garantía del sustento 
En que la Perrarina ahora, se incomoda 
Por desaparecer de aquella profusión exuberante,
Mal endilgo del consumo entre humanos.

Escasez que ahora desearía cubrir
La falta alimentaria de otros bienes.
Largueza de otros tiempos
De que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.




Eliéser Wilian Ojeda Montiel- Venezuela






-