17 de julio de 2015

Lamento de una madre

Niños talibés, Senegal




Lamento de una madre


Un día
en el lejano Fouta
una mañana, una madre dijo:
– Hamady, mi pequeño, te confío a Dios,
que El sea para ti la muralla
que te proteja de las tormentas de la vida
cuando mezcles tu aliento
con el de los cuatro vientos,
que El haga de mis rezos
una corona para tu cabeza
una alfombra de luz extendida bajo tus pasos
Hamady, mi pequeño,
te confío a las cuatro estaciones:
la de las lluvias fuertes
que arrastran mis memorias
en las cenizas de la noche,
la del sol caliente
que hunde mis pies curtidos
en el océano de fuego,
la que deposita el rocío de la mañana
en las riberas del amanecer,
te confío, Hamady,
a la estación de las cosechas
para que el Maestro con sus manos de luz
coloque en tu cabeza una corona tejida de gloria.

Después de este rezo
los vientos fuertes soplaron
y el desierto entre ellos enterró la esperanza
y Hamady, en un pueblo desconocido,
Talibé solitario vestido en su miseria,
arde con el fuego del hambre
con el fuego de la fiebre.

Con el fuego del sol del mediodía
se acuerda de su madre
bella, negra, negra de ébano
en el lejano Fouta.

Pero el desierto entre ellos ha enterrado la esperanza
y la madre, desde su puerta, a la hora en que las sombras de la noche desaparecen,
echa agua fresca, murmurando
– Hamady, mi pequeño
Qué importa si saliste
Viviremos juntos en el futuro
Para esperarte, Hamady
Tendré la paciencia para contar todos los granos de arena
y en mis brazos cada noche
apagaré todas las mañanas
para vencer la esperanza de vivir fiel a lo cotidiano
y juntos tejeremos el júbilo del reencuentro
Hamady, mi pequeño, te confío a Dios.



Fatou Ndiaye Sow- Senegal
    




Poema de Fatou Ndiaye Sow de Senegal. Se trata de un fenómeno que es nuevo para mí. Oí de ello por primera vez cuando visité Senegal en octubre de 2000. Cuando viajábamos alrededor de Dakar, Fatou me enseñó con preocupación grupos de muchachos merodeando los terrenos baldíos. Eran talibés, son identificados con la misma palabra que el Taliban en Afganistán. Son muchachos de familias pobres enviados a una edad muy temprana a escuelas coránicas. Estas escuelas en realidad no enseñan casi nada, ni siquiera enseñan buen árabe o buenos estudios coránicos. Producen nada más que una clase inferior, criminales y carne de cañón para las guerras de alguien. Aun más triste, mandan a los muchachos tan lejos de su hogar que nunca pueden regresar.
Este poema habla con la voz de una del grupo de gente más miserable y más privada de todo derecho humano del mundo: las madres de estos muchachos. No tienen nada que decir sobre lo que pasa a sus hijos. Simplemente pierden sus niños para siempre. Termino aquí con la lectura de este poema que he traducido del francés, sobre una mujer cuyo hijo, mandado para hacerse talibé, está a punto de irse. Se llama Lamento de una madre.
http://www.chicagonetworkjp.org/es/books/cuatro-selecciones-de-para-que-nos-escuchen-volumen-ii



_______________________________________
Fatou Ndiaye Sow      

Poeta y escritora senegalesa. Nació en la aldea de Tivaouane, Senegal. Su padre, de origen Kaolack, era comerciante. Fue criada por sus abuelos. Inició sus estudios en la escuela coránica, después en la Escuela Elemental de Tivaouane hasta entrar el el Colegio Ameth Fall de Saint-Louis y en la Escuela Normal de Rufisque. Desde 1956, vivía en Dakar con su familia. Participo, en 1984, en el 7º Congreso de Poetas celebrado en Marrakech, en las Jornadas Poéticas de Struga en Yugoslavia en 1985, en el Festival de Poesía de Lovaina en Belgique en 1986, en el Symposium Literario contra el Apartheid de Brazzaville en 1987, en el 5º Congreso Mundial del PEN-International en Toronto en 1989, en el Salón de Poesía de Lyon en Francia en 1990, etc. Durante muchos años trabajó como maestra. En el 2000 se ocupaba de promover actividades entre los jóvenes y la infancia en el marco de FALIA Productions Enfance.

Obras publicadas :

Fleurs du Sahel. Dakar: Les Nouvelles Editions Africaines du Sénégal, 1990
Takam-Takam [Devine, mon enfant devine]. Dakar: Les Nouvelles Editions Africaines, 1981. Poèmes pour les enfants.
Takam-Tikou [J'ai deviné] Abidjan: Nouvelles Editions Ivoiriennes, 1997. Poèmes pour les enfants.
Le mouton d'Aminata Abidjan: Nouvelles Editions Ivoiriennes, 1996. Histoire pour les enfants.
Un code pour toi et moi - 2 tomes. Dakar: Edition Unicom II, 1997.
 (Fuente : arts UWA)