14 de noviembre de 2015

UN MINUTO DE SILENCIO




UN MINUTO DE SILENCIO

A las víctimas del 13-N


Ni dioses ni demonios, no hay excusas
para masacrar a otros humanos.
El trece de noviembre
del año dos mil quince
un polvorín de miedo se hizo lágrima
en la ciudad amada de la luz.

El terror fue la sombra
y dominó el reloj de la desdicha.

Tantas vidas segadas...
relámpagos de pánico en el mundo.

Desde otro reino oculto
las víctimas contemplan este caos
y piden quietamente por la paz.

Aquí, desde este lado,
guardaremos los nombres
en la memoria de los días.

Una fecha de luto
para recordar entre sollozos
lo que nunca debió suceder.

En medio de la pérdida:
las flores, las ofrendas, las plegarias
y...
un minuto de silencio
como el fuego infinito del dolor...


Ana Muela Sopeña- España





*****




UNE MINUTE DE SILENCE

Aux victimes du 13-N

Ni dieux ni démons… pas d’excuses
pour massacrer des êtres humains.
Le treize novembre
de l’an deux mille quinze,
une poudrière de peur devenait larme,
dans la ville aimée de la lumière.

La terreur fut l’ombre.
Et il domina l’horloge du malheur.
Que de vies fauchées!
Des éclairs de panique sur le monde.


D’un autre règne caché,
les victimes contemplent ce chaos,
et prient quiètement pour la paix.
Ici, de ce côté,
nous garderons les noms
dans la mémoire des jours.

Un jour de deuil
à fin de retenir, entre des larmes,
ce qui ne aurait dû jamais se passer.
 
Dans la perte:
Des fleurs, des hommages, des prières
et…
Une minute de silence.
Tel le feu de la douleur qui ne cesse…


Ana Muela Sopeña- España
Traducción al francés: Susana Gómez Cacho

4 comentarios:

María G.Romero dijo...

Me uno a este minuto poético, doloroso,donde la palabra ensangrentada es un grito en francés. Hermosa elegía como hermoso rs el corazón que llora en versos.
Un gran abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, María:
Los dioses y los demonios siempre nos han hecho cometer atrocidades, pero realmente los seres humanos somos mucho mejores y es tiempo de reflexionar, de sacar lo mejor de nosotros mismos y no lo peor.

Un fuerte abrazo
Ana

Teresa Muela dijo...

Es bueno que verbalicemos en palabras el horror que nos provoca esta masacre y cuantas mas voces se alcen en el mundo condenandolo, mas cerca estaremos de aquellos que lo han sufrido.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Teresa, por venir y solidarizarte a través de estas palabras de condolencia en forma de poema...

Un fuerte abrazo
Ana